Otra forma de viajar

 

Los viajes de negocios y congresos se han convertido en otra forma de turismoExisten muchas formas de viajar, pero una que resulta del todo sorprendente y que no demasiada gente se plantea es la de visitar ciudades a la vez que acudes a un congreso. Ser congresista permite a muchas personas moverse por el mundo conociendo culturas, países, monumentos… a la vez que asisten a interesantes congresos sobre materias de su interés.

Para todos los gustos

El auge de los congresos se ha instaurado en todas las ciudades, especialmente en las capitales tanto europeas como incluso de las provincias españolas. Hoy en día se ha convertido en todo un fenómeno de masas que mueve anualmente cientos de millones de personas de un lado a otro del mundo. No hay más que escribir la palabra congreso en cualquier buscador de internet para darse cuenta de que no hay ciudad en el mundo que no posea uno propio. Toda una forma de poder viajar, con excusa o no, y de asistir a cualquiera que sea la especialidad en la que uno puede estar interesado. En España particularmente uno puede elegir si viajar a costa o montaña en función de la temática que desee. No hay ciudad que no posea un pequeño o gran auditorio o palacio de congresos capaz de albergar a cientos o miles de personas.

¿Moda pasajera?

Puede parecer una tendencia nada habitual pero lo cierto es que dar con un congreso de cierto calado y conseguir una audiencia fiel puede generar muchos beneficios a la larga para la ciudad en cuestión. No son sólo las personas que acuden a estos eventos y los gastos alrededor de ellas que traen, sino la publicidad la difusión y los elementos anexos que incorporan. Lo cierto es que un acto de estas características puede suponer que tu localidad aparezca como destino primordial para muchas personas de cierto “nivel”. Porque no hay que olvidar que el perfil habitual del congresista son personas con una buena reputación detrás, que además acuden a estos actos invitados o enviados por sus empresas, lo que hace aún más generosa su estancia.

Foto: dusko – FotoliaSimilar Posts:

Etiquetas: